La Montaña Sagrada de Nepal: Machapuchare

Desde Katmandú, he llegado a media tarde a Pokkara (alrededor de 210 Km.) Aunque en este país las distancias no se miden por kilómetros, si no en el tiempo invertido en el desplazamiento: 10 horas.

La tarde es clara y las cimas del Annapurna Sur y del Machapuchare, dos de sus picos más emblemáticos, se reflejan en el lago sagrado Phewa, que se extiende a los pies de esta ciudad. Cuando contemplo los agudos picos nevados de las montañas más altas de nuestro planeta me estremezco ante tanta grandiosidad. Para mí hay algo de sublime en los Himalayas (*).

Creo que para una mayoría de viajeros que decidimos visitar Nepal radica en la atractiva y misteriosa naturaleza que rodea a este país, disfrutar de las mejores vistas que existen de los espectaculares picos Himalayas y las legendarias y enigmáticas leyendas que siempre han existido sobre este lejano lugar.

Concretamente me centraré en una de las montañas: El Machhaphuchhare o Machapuchare, es un pico de la cadena de los Himalayas, situado en el macizo del Annapurna, con una altura de 6.993 metros. Cuenta con una doble cumbre que se asemeja a la cola de un pez, que es lo que significa en nepalí la palabra  Machhaphuchhare.  Está situado  al final de una larga cresta, próxima al sur de la principal columna vertebral de los Annapurna Himal, que forma la frontera oriental del Santuario de Annapurna, en Nepal. El pico está situado aproximadamente a unos 25 Km. al Norte de Pokkara, la ciudad más grande de la región. Debido a su posición  y esto combinado con un perfil empinado, hacen de este pico especialmente llamativo, a pesar de tener menor altitud que algunos de sus vecinos.

Sabemos que existen lugares que iluminan y cambian la vida de comunidades enteras a partir de la experiencia mística. Y la montaña Machapuchare es una de ellas, probablemente una de las cimas más misteriosas y deseadas del mundo.

Constituye uno de los iconos de la  ciudad de Pokhara, pero no por alto  o por peligroso, sino por sagrado. Esta montaña es tan especial, que todos los que viven a su alrededor la veneran como a la más poderosa de las deidades. Los campesinos locales se refieren al pico Mahapuchare como la residencia de los dioses hindúes Shiva y Vishnu; también de una deidad local llamada Pujinim Barahar y de la budista Tara. El buda de la Luz o Amitabha, también tiene su morada aquí.

El pueblo de los Gurung, también llamados Tamu es una etnia que emigró de Mongolia en el siglo VI d.C. a la región central de Nepal. Es uno de los grupos étnicos  que  muestran reverencias a esta montaña sagrada.

El primer y único intento de escalada lo realizó en 1.957 un equipo de alpinistas británico, liderado por Jimmy Roberts, subieron a 150 metros de la cumbre a través de la cresta norte, pero no lograron completar la ascensión; habían prometido no poner pie en la cumbre. Desde entonces, el Gobierno de Nepal preserva sabiamente su divina e intocable belleza y prohibió su escalada. Aunque, alguna vez hubo una excepción.

Durante la tarde visito algunos sitios importantes de Pokkara (describiré en capítulo aparte) acompañada de la guía que he contratado para este periplo por Nepal, Aman Shoestna, de etnia newar  Mi estancia aquí será de tres días, con la intención de conocer sus alrededores.

Para poder contemplar aún con más esplendor la cadena de los Himalayas, Aman me ha propuesto madrugar: salir a las 3.00 horas a.m. para desplazarnos hasta Sarangkot, una pequeña localidad en la zona de Gandaki, cerca de Pokhara. El pueblo está localizado en la ladera de una cresta montañosa a una altitud de 1.600 metros. Me anuncia que el frío será intenso.

Llegamos al punto elegido, un sencillo “restaurante” con una gran terraza justo frente a la cordillera. A más de uno se le ocurrió la misma idea, porque no hay un hueco libre. Intento acomodarme en primera fila. Sobre las 5.00 horas a.m. el Sol empieza a salir y sus rayos anaranjados y dorados comienza poco a poco a extenderse sobre las cimas de los ochomiles. Escucho susurros de admiración, y yo no soy menos en exclamar una y otra vez ¡Ooooh! Sólo tengo ojos para lo que tengo delante de mí.

Mi vista abarca todo lo que puede retener mis retinas. Aman, mi guía va nombrando e indicándome con el dedo los nombres de los picos: desde el más lejano el Dhaulagiri hasta el macizo del Manaslu. Y justo en medio, el conjunto de los Annapurnas Sur y el Machapuchare  —cola de pez —  que no sé por qué me fascina de tal manera que mis ojos no se apartan de aquella enorme montaña. La cordillera va tornándose rojiza y a medida que el Sol se levanta, se crean sombras entre los flancos de los picos, como fantasmas de la noche que huyen. Todo me parece un sueño del que no quiero despertar. Una verdadera maravilla que la Naturaleza nos ofrece. Apenas unas nubes teñidas de rojo se cruzan por encima. Tan sólo se aprecian los penachos de nieve en las crestas de las cimas, ahí donde el viento crea cabelleras blancas a las altas montañas.

Una vez que ha amanecido, se desaloja la terraza y los ocupantes se desperdigan por los alrededores. Mientras, a Aman y a mí nos sirven una taza de té caliente y unos esponjosos bollos fritos glaseados con azúcar.

He tenido la oportunidad de contemplar un espectáculo sobrecogedor. Espero que esa montaña sagrada, Machapuchare, no se convierta en una obsesión.

 

(*)Su nombre procede del sánscrito Himā-laya, que significa “morada de nieve”; es una palabra compuesta por himá, que significa “nieve”, “invierno” o “helado”; y ā-laya, “morada”.

4 comentarios sobre “La Montaña Sagrada de Nepal: Machapuchare

    1. El recorrido por Nepal será inolvidable para mí. País que es llamado el “techo del mundo” es impresionante contemplar los Himalayas y los picos más altos, los ochomiles. Una belleza que la madre Naturaleza nos regala.
      Gracias por tu visita, besos.

  1. De tu mano, he sentido hasta el frescor de la cola de pez. Qué belleza.
    Y ya tienes otro admirador más, el señor Utri.
    Besos amiga.

    1. Amiga, a veces tanta belleza es indescriptible y en mi memoria se mantendrá estos recuerdos.
      Mi bienvenida al Sr. Utri a mi casita de papel. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s