Archivos Mensuales: marzo 2017

El mayor Hotel Biblioteca del mundo

¿Un Hotel-Biblioteca? Sí, así es, se llama “The Literary Man Óbidos”. Hace un par de semanas viajé por tierras portuguesas y tenía curiosidad por conocer este peculiar alojamiento. Con tiempo suficiente, tuve la oportunidad de hacer la reserva. Me asignaron una de sus habitaciones más emblemáticas: la dedicada al escritor portugués José Saramago. Por cierto, un escritor que admiro. La  habitación era espléndida, amplia, luminosa y con acceso a un pequeño patio con olivos centenarios.

Este Hotel está ubicado en la hermosa villa medieval de Óbidos (Portugal) declarada Monumento Nacional desde 1.951, a menos de 80 kilómetros de Lisboa, la capital del país. Esta pequeña población amurallada es una verdadera joya arquitectónica, de calles estrechas y empinadas que conducen al castillo, además del ambiente literario que surge por doquier.

El 11 de Diciembre de 2.015 la UNESCO la declaró como “Ciudad Literaria”, junto a las urbes tan importantes como Edimburgo o Praga .Así culminó un ambicioso proyecto que empezó a gestarse en el 2.011, la Cámara Municipal de esta ciudad decidió impulsar la creación de una serie de librerías en lugares insólitos como una antigua bodega, una iglesia o el Mercado, además de organizar su Festival Literario Internacional de Óbidos (FOLIO)

El edificio que ahora ocupa este Hotel fue construido, en extramuros de la villa, como convento de monjas en el año 1.830. Durante la década de 1.930 quedó abandonado y en poder del gobierno de la época. A mediados del siglo XX fue adquirido por un empresario portugués que se hizo cargo de la rehabilitación y posteriormente explotado como hospedería en 1.965. Fue uno de los primeros establecimientos hotelero de la villa de Óbidos, con el nombre “Estalegem do Convento”.

Años más tarde, el señor Telmo Faria quien fuera Alcalde de Óbidos entre los años 2.001 y 2.013,  se hizo cargo de este edificio y es el artífice del actual “The Literary Man”, Creó este Hotel Literario que cuenta con el mayor número de volúmenes del mundo, algo más de 60.000 libros. Está considerada como la mayor colección de libros conocida dentro de un establecimiento hotelero. La mayor parte fueron adquiridos por el Sr. Farias, además de las generosas donaciones de personas anónimas y de clientes. Su lema es que están abiertos a recibir libros de cualquier parte del mundo. Sólo hay que ponerse en contacto.

Desde el año 2.015, fecha de su inauguración, la transformación del antiguo Convento ha pasado a ser un espacio que combina dos mundos: la hospitalidad y la literatura. Así es como se convierte en un referente para los amantes de la lectura.

En la rehabilitación y reformas del antiguo edificio se han utilizado materiales reciclados y trabajados por manos expertas. La singular decoración del interior, paredes y techos, está totalmente realizado en maderas usadas y la combinación de las estanterías que cubren las paredes de los pasillos o corredores, habitaciones, salón-comedor, cocina (antigua del convento) están ocupada por los miles de libros. En el espacio de los antiguos fogones  se expone el buffet del desayuno. El salón-biblioteca también se utiliza como el comedor.

Todo en “The Literary Man” tiene señas literarias, desde las 30 habitaciones, antiguas celdas monásticas, cuentan con una gran estantería de libros, hasta el restaurante donde la carta del menú es entregada en un sobre haciendo referencia a “El Cartero”, de Neruda. El menú se basa en una serie de platos de la gastronomía tradicional portuguesa: platos vegetarianos y algunos literarios, como la tarta de la abuela, inspirada en Virginia Woolf.

Otro de los lugares claves es la biblioteca-bar, “Gin Bar”, donde se puede degustar los cócteles más literarios, como un refrescante “Ernest Hemingway”, un sugerente “Lolita”o un atrevido “Gran Gastby”. Mientras,  te puedes acomodar en uno de los confortables sillones y disfrutar de la lectura.

Entre los más de 60.000 volúmenes podemos encontrar a los escritores clásicos portugueses y libros antiguos. Y de la literatura internacional, como autores contemporáneos ingleses, alemanes, franceses, italiano, americanos. Libros infantiles y una generosa colección de novela negra. Es insignificante el número de libros en español, desgraciadamente para los que hablamos este idioma.

Pero no todos los se alojan van a leer exclusivamente hay otra opción: para quienes les gusta escribir, ya que el entorno es tranquilo e invita a la creatividad. No es un escondite reservado para soñadoras, como yo, sino un lugar muy especial para los amantes de la literatura… y de los libros.

Los tres días de mi estancia en este Hotel fue un verdadero placer, y las personas que  atienden gozan de una grata amabilidad. Además de recorrer los alrededores de Óbido, me acerqué a la  Laguna que se conecta con el Océano Atlántico,  una hermosa panorámica. Entre salidas y entradas, aproveché para disfrutar del alojamiento. Me sentí libre de ojear los títulos, tocar y curiosear algunos libros de autores portugueses – idioma más fácil para mí – Paseé por los pasillos trasteando en las grandes estanterías, la curiosidad me apremiaba a encontrar algún autor de habla hispana. Intento inútil a la vez que satisfactorio por haber “toqueteado” un buen número de libros.

El  Hotel “The Literary Man” tiene el privilegio de poder ser muy creativo, es sin duda, un lugar fantástico con sus paredes testigos de todas las historias que, sólo un convento del siglo XIX, puede contar y con tal magia creativa que parece estar escribiéndose a sí mismo.

Para mí fue un sueño hecho realidad: Dormir rodeada de libros.

 

27 de Marzo, Día Mundial del Teatro

En el año 1.961 el Instituto Internacional del Teatro de la UNESCO ((International Theatre Institute ) creaba el Día Mundial del Teatro, que se conmemora anualmente cada 27 de marzo. La celebración en esta fecha fue designada para rendir homenaje a las artes escénicas y se eligió este día  porque fue inaugurado en París el festival “Teatro de la Naciones”. Durante esta jornada se organizan varios eventos tanto a nivel nacional como internacional para homenajear al teatro y a todos aquellos que lo hacen posible.

Desde entonces, una personalidad del mundo de las artes escénicas es invitada a escribir el Mensaje Internacional que se traduce a 20 idiomas. El International Theatre Institute (ITI) ha designado para el Mensaje del Día Mundial del Teatro correspondiente a 2017, a la actriz francesa Isabelle Huppert .

He escogido un par de párrafos del Mensaje de esta actriz:

[…Al hablar aquí no soy yo. No soy una actriz. Soy solo uno de esos incontables personajes gracias a los cuales el teatro sigue existiendo. Es un poco nuestro deber. Y nuestra necesidad. Cómo expresarlo… Nosotros no hacemos que el teatro exista. Es gracias al teatro que nosotros existimos… El teatro es muy fuerte, resiste, sobrevive a todo, a las guerras, a las censuras, a la falta de dinero. Es suficiente con decir “la escena es un escenario vacío de un tiempo indeterminado” y hacer entrar a un actor. O una actriz. ¿Qué va a hacer? ¿Qué va a decir? ¿Van a hablar? El público espera, se va a saber, ese público sin el que no existe el teatro, no lo olvidemos nunca. Una sola persona de público, es público…]

Y,  como espectadores ¿Qué nos aporta el teatro? El teatro es la rama del arte escénico relacionada con la actuación que representa historias frente a una audiencia usando una combinación de discurso, gestos, escenografía, música, sonido y espectáculo. Es también, el género literario que comprende las obras concebidas para un escenario, ante un público.

El teatro nos conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, agrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan las palabras, el movimiento, las luces y la vida. Una buena obra y una excelente interpretación siempre dejan huella en el espectador.

Aprovecho la oportunidad, aunque se celebró al pasado día 20 de Marzo, para rendir un pequeño homenaje al “Día Mundial del Teatro para Niños y Jóvenes” que se instauró en el año 2.001 por la Asociación Internacional de Teatro para la Infancia y la Juventud (ASSITEJ, por sus siglas en francés), Institución que cuenta con centros en más de 80 países y con cinco redes profesionales con miembros de casi un centenar de naciones, y cuyo objetivo es promover el teatro para niños y jóvenes de  todo el mundo.

La ASSITEJ conmemora este día a través de la campaña “Lleva a un niño al teatro”, un mensaje claro y simple con la intención de que los padres, abuelos y tutores lleven a los pequeños a alguna función teatral.

                                                                ¡Feliz Día del Teatro a todos!

 

Playa Iztuzu, el hogar de las tortugas Caretta

En uno de mis viajes por Turquía, decidí hacer el recorrido hacia el Sur con un destino final: Antalya. El circuito programado por la costa mediterránea fue una experiencia única.  Atravesé por pequeñas poblaciones en dónde aún conservaban sus costumbres ancestrales y sus habitantes guardaban celosamente los restos arqueológicos de las ciudades que fueron sus antecesoras. Una parada especial en Dalyan, en el distrito de Ortaca, de la provincia de Antalya, en el suroeste de Turquía. En esta localidad, la pesca ha sido durante mucho tiempo la base de su economía, a pesar de su actual auge turístico ha sabido conservar su atmósfera más genuina.

Esta población reemplazó a la antigua Caunos como centro pesquero a medida que su puerto fue sedimentado por el lodo.

Tuve que aguardar la llegada de una de las barcazas que hacía el trayecto hasta la Playa Iztuzu – También conocida como Playa de las Tortugas – considerada como una de las más hermosas en el suroeste del país. Decidí dar un corto paseo por las estrechas calles del viejo puerto cuyas casas estaban construidas a orillas del río Dalyan y saborear un té en un colmado junto al embarcadero del pequeño puerto El viaje en el barco tenía una duración de unos 50 minutos. Una travesía muy espectacular a través del canal navegable, los juncos que abundaban en el río trazaban su recorrido. A nuestro alrededor, la cadena montañosa donde se podía admirar las altas paredes escarpadas.

En la margen oriental del río Daylan se podía contemplar dos hileras de tumbas licias excavadas en las rocas. Fueron construidas por los habitantes de Caunos, siglo IV a.C. En su arquitectura se podían apreciar las columnas jónicas, la mayoría disponían de una pequeña cámara y de tres bancos de piedra para colocar al difunto. Las inscripciones que aún se observaban estaban escritas en latín, por lo que se dedujo que las tumbas se reutilizaron en la época romana. Unas magníficas panorámicas que sólo se podían contemplar desde el río

Al final de la travesía me sorprendieron los desvencijados embarcaderos de la playa. Casi una treintena de embarcaciones estaban amarradas a la espera del regreso de sus excursionistas. Mientras tanto, a los que llegábamos nos ofrecían degustaciones de los peculiares cangrejos azules de la zona, cocidos y troceados en un plato de plástico a un módico precio.

Cuando posé mis pies en la arena, pensé que este sitio era uno de esos lugares especiales que nos regala la Naturaleza: una franja de arena fina y blanca que formaba una barrera natural entre el delta del río Dalyan  y el Mar Mediterráneo, con una longitud de unos 5 km. Un lugar paradisiaco en el que pude disfrutar de la belleza natural del entorno: el color cristalino de las aguas del mar y del río Dalyan en su peculiar desembocadura.  La curiosidad consistía de que a un lado el agua era salada y en el otro el agua dulce, una de las reservas más importante de aves migratorias del país.

La Playa Iztuzu me pareció de  una  belleza inigualable. Junto al embarcadero, me senté sobre una piedra bajo la sombra de un árbol enclenque y casi deshojado. Mis ojos recorrieron el entorno. Las montañas de las inmediaciones se convertían en altas dunas agrestes hasta llegar a la orilla y en el horizonte el color del cielo se difuminaba con el azul del mar. A lo lejos, tres goletas de recreo surcaban las aguas. Un lugar tranquilo y placentero. Proseguí mi paseo. Aunque era el mes de abril, la temperatura era agradable.

Mi principal objetivo era visitar la zona reservada a las tortugas bobas. La Playa de Iztuzu, o Playa de las Tortugas, desde hace siglos es uno de los pocos  lugares del Mediterráneo al que continúan acudiendo las tortugas marinas Caretta, caretta, también llamadas bobas, para el desove.

El Centro de Investigación, Rescate y Rehabilitación de la tortuga Caretta se abrió en el mes de mayo de 2.009 y estaba dirigido por el Departamento de Biología de la Universidad de Pamukkale. Se organizó para ayudar a la recuperación de las tortugas heridas, pero especialmente las más amenazadas.

Sus instalaciones consistían en unas edificaciones de madera y en un espacio abierto para mantener los tanques de agua donde se albergaban los animales enfermos. Estudiantes y voluntarios participaban en la localización de los nidos y recuentos. Por las mañanas, se dedicaban a rastrear la playa a la búsqueda de tortugas heridas o de las crías que no consiguieron hacerse a la mar por la noche. Además de atender a las preguntas que les hacíamos los visitantes. Aunque el idioma que más dominaban era el inglés.

Desde 1.990 está catalogada como Zona de Especial Protección del Medio Ambiente. La media anual de nidos en la costa turca es de unos 3.000.

Entre los meses de mayo y septiembre, una línea de estacas de madera recuerda que hay que mantenerse alejado de la zona exacta, ya que a la caída del Sol se produce la llegada de las tortugas Caretta para desovar. Una especie que ha sido declarada en grave peligro de extinción por la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza.

Las medidas de protección medioambiental estánreflejadas en carteles expositores, las más importantes eran:

-Las zonas con nidos están perfectamente señaladas y por supuesto hay que evitar el paso.

-Las lanchas motoras y otros vehículos acuáticos están prohibidos a menos de una milla de la playa y la desembocadura del río.

-No molestarlas, no extender la toalla ni clavar la sombrilla en las áreas de anidación perfectamente acotadas.

Me pareció que la aplicación de estas medidas estaba siendo efectiva, ya que según me informé, la población de estas tortugas estaba aumentando cada año.

A lo largo de la playa, una parte estaba reservada para las instalaciones del Centro de Recuperación de las Tortugas y el enclave de las anidaciones. Al otro extremo, existían varios servicios disponibles para vestuarios, lavabos, alquiler de hamacas y restaurante.

De regreso a Dalyan almorcé en el Restaurante “Gölbasi”, un sitio con encanto. Las mesas estaban colocadas sobre una plataforma que descansaba sobre las aguas del río y gocé de una magnífica vista. Una excelente comida turca a base de pescado y verduras y para broche final un vasito  de “aslan sütü”(*)

Una jornada increíble y predispuesta a hacer kilómetros para conocer otros lugares hasta llegar a mi destino: Antalya.

(*) Raki, licor anisado típico de Turquía que disuelto en agua se le da este nombre. Traducción: “leche del león”

 

¿Qué es la ictioterapia?

Es lo que muchos os preguntaréis, incluida yo también, hasta que  lo vi anunciado en un centro de estética, ya que con este nombre Ictioterapia  no tenía ni idea de lo que se trataba.  Dado mi afán de investigar y aprender un poco más, solicité una cita para saber de lo que se trataba. La joven que me atendió, muy amablemente, sació mí curiosidad. Y al final me sometí a esta nueva experiencia.

Durante siglos unos pequeños peces llamados  Garra Rufa, han sido utilizados en ríos y piscinas termales de Turquía y Medio Oriente como tratamiento natural de curación de la piel y para la relajación. A este tratamiento se le conoce como Ictioterapia.

Los peces Garra Rufa son pertenecientes a la familia de los Ciprínidos y son originarios de Oriente Medio, en especial de Turquía, Siria, Irán e Iraq. El pez Garra Rufa por lo general se encuentra en lagos y ríos de agua dulce. Y su temperatura ideal en la cual se desarrollan mejor oscila entre los 15 y 29º.  Con un parámetro de Ph neutro entre los 7 y 7.5

Los peces que se llegan a utilizar en la Ictioterapia son peces jóvenes que miden entre 4 y 6 centímetros, pero llegan a medir hasta 15 centímetros cuando están en la etapa adulta,  pueden vivir entre 5 y 6 años.

 Los centros de belleza o Spa que ofrecen Ictioterapia deben ser muy rigurosos en cuanto al cuidado de los peces y la higiene de los tanques para que el tratamiento sea efectivo.  Las personas con heridas expuestas, sistema inmune debilitado, procesos infecciosos recientes, enfermedades de la piel, diabetes u otra afección contagiosa en la zona a tratar, no pueden tener contacto con los peces.

Las fuentes de agua no tienen cloro ni otros químicos dañinos, se filtra después de cada tratamiento. Hay alrededor de 100 peces en cada pecera, para evitar que sean sobrealimentados o que traspasen infecciones entre clientes, aunque esto rara vez ocurre. En ocasiones los Garra Rufa son apartados  en acuarios para que puedan tener períodos de descanso.

Conozcamos  como se realiza  esta terapia que afirma tener muchos beneficios para nuestros pies, esa parte del cuerpo a menudo olvidada por las personas. También está indicado para las manos.
El siguiente paso es introducir los pies en una pecera adecuada con agua a unos 37º en el que están sumergidos unos pequeños Garra Rufa de color parduzco. En unos segundos se pondrán a su tarea: alimentarse de las células muertas dejando solo las nuevas, lo que hará que la piel recobre su vitalidad. Además, estos pequeños “estilistas de pies”, poseen una enzima llamada dithranol (o antralina) que posee propiedades rejuvenecedoras.

Hay que estar alerta sobre la calidad del sitio donde se vaya a realizar el tratamiento, ya que algunos centros de belleza no tienen experiencia en este tipo de terapia, la Ictioterapia por definición. Los peces Garra Rufa son bastante caros. Para disminuir costos compran peces de apariencia similar pero que son incapaces de realizar bien el tratamiento porque tienen dientes:  la piel queda dañada, se sienten molestias y se está mucho más propenso a contraer infecciones. En otros casos, el agua no es filtrada constantemente y las heces de los peces y piel muerta de otros clientes queda estancada en la pecera.

Con sus pros y sus contras la Ictioterapia es un procedimiento que si se realiza con todas las medidas de seguridad es extremadamente beneficioso para la piel y la salud en general.

En mi caso, la experiencia fue positiva,  además de que pasé un rato divertido por tener durante media hora un ciento de pececillos jugueteando con mis pies.

 

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Hoy día 8 de marzo de 2.017 es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).  Es decir, un homenaje a todas las mujeres anónimas que en su día a día contribuyen con su trabajo a conseguir un mundo mejor. Todas aquellas que tienen un empleo, son amas de casa, cuidan de sus hijos, mantienen su relación de pareja y se ocupan de las infinitas necesidades de su entorno, profesional y familiar.

Cada año, durante esta jornada se busca concienciar sobre la igualdad de derechos de las mujeres con respecto a los hombres, así como el papel que juega la sociedad ante esta situación, que a día de hoy, continúa siendo una lacra.

Por todo ello, y aunque se ha especulado mucho sobre la designación de este día, lo cierto es que el 8 de marzo es una fecha ya consolidada, elegida para reconocer las condiciones vitales y laborales de todas las mujeres del mundo, y esto,

                                                                       ¡Hay que celebrarlo!
.